Estimados, como parte de la edición especial del Día del abogado, el dia 30/08/2021 se publicó un artículo de Sebastian Cancio «La consolidación del modelo de servicios legales alternativos (ALSP)».
Gracias a Thomson Reuters Argentina y a Marlene Slattery por la invitación a participar de esta edición.
La innovación puede venir de la mano de la informatización, pero antes que nada debe tener origen en la innovación de los procesos y la mentalidad de los abogados. Los ALSP estamos construyendo el futuro.
SC LEGAL NETWORK

Autor: Cancio, Sebastián J.
Publicado en: LA LEY 30/08/2021, 30/08/2021, 13
Cita: TR LALEY AR/DOC/2412/2021

En los tiempos que corren los abogados asistimos a una sobreoferta académica de cursos y eventos relacionados a la innovación y a la tecnología. Temas como IA, criptomonedas, Blockchain, Legal Operations,
Smart Contracts y similares invaden el feed de nuestras redes sociales a partir de universidades, colegios de abogados e instituciones de todo tipo.
Claramente no se trata de una moda, sino de una tendencia que ha venido para quedarse. El contenido de estos cursos es interesante, rico y hasta deslumbrante, y aunque la más de las veces genera entusiasmo y deseo de seguir investigando, en muchos abogados produce desazón y hasta angustia ante la sensación de que está ocurriendo algo de lo que —indefectiblemente— se quedarán afuera.

Es que muchas veces, el tomar contacto con los avances y las nuevas posibilidades que se abren para la profesión termina generando un «efecto contraste» con el modelo tradicional de ejercicio de la abogacía. Y es que los grandes cambios siempre generan una resistencia de igual tenor. En algún momento esta reacción fue generada por la máquina de escribir y luego por los ordenadores y el internet. Y ahora que nos acostumbramos a todo eso, nuevas formas de innovación se presentan como disruptivas y de uso casi obligatorio en el futuro inmediato.

Ocurre que, para el abogado tradicional, que aún gusta de caminar por los pasillos de los tribunales, más allá del expediente digital y las notificaciones electrónicas, las maravillosas innovaciones de las que dan cuenta estos cursos constituyen entelequias lejanas y de las que acaso echan mano solo un par de mega-despachos internacionales con sede en algún lugar de los Estados Unidos o Europa.
Sin embargo, no todo es lejano, ni requiere una altísima inversión en tecnología informática, ni supone «volver a estudiar la carrera», como algunos creen. Muchas veces la innovación no requiere más que análisis y decisión. Prueba de ello son los llamados proveedores de servicios legales alternativos (ALSP).

II. Los ALSP y las firmas corporativas tradicionales

Los ALSP son proveedores de servicios legales alternativos (1). En pocas palabras, son operadores del mundo legal que prestan sus servicios de una manera distinta a la tradicional con el propósito de optimizar
resultados y costos. En los hechos funcionan como verdaderas empresas. Las diferencias de los ALSP con las firmas jurídicas corporativas tradicionales son variadas y marcadas. Se advierten en aspectos como:

#ALSP #innovación #DerechoEnComunidad #abogados

Estamos muy contentos por la participación de nuestro CEO Sebastián José Cancio en el evento organizado por el Colegio de Abogados de San Isidro con motivo del día del abogado.

El tema abordado «De las firmas tradicionales a los proveedores se servicios legales alternativos (ALSP)«.
Agradezcemos a las autoridades del Colegio del San Isidro por la invitación, ha sido un gusto acompañarlos en una fecha tan especial.
La charla se encuentra disponible en la cuenta de YouTube del CASI.
SC LEGAL NETWORK

https://www.casi.com.ar/

#Innovacion #Abogados #ALSP

Participación en «Derecho y Tecnología: las claves del abogado del futuro- Episodio Córdoba» organizada por Thomson Reuters Argentina. Una vez más gracias a Thomson Reuters Argentina Fulvio Santarelli


Ha sido un gusto compartir con los asistentes y con mi compañera de panel María Celeste Colombo alguna impresiones sobre un tema que me apasiona.
#derecho #tecnología #innovación #ALSP
SC LEGAL NETWORK

Los abogados somos en gran parte estrategas.
Estrategas del litigio, de las negociaciones, estamos siempre pensando la manera de generar los mejores resultados para nuestros clientes, combinando acciones efectivas, haciendo jugar el factor tiempo, y tratando de incorporar a los abogados más aptos del equipo para el camino que queremos emprender.

Sin embargo, dejamos todo esto de lado cuando pensamos en cómo conducir el estudio, o planear nuestra profesión.

Es muy común escucharnos decir… «yo atiendo a quien me llama, agarro de todo..»: no sabemos con claridad a que segmento apuntamos.

Es muy común incluso planear nuestra formación profesional en base a los temas que están de moda, aunque muchas veces no haya trabajo para todos en eso, o apuntar a temas para los que no tenemos habilidades desarrolladas.

Por eso, en el quinto episodio de «Abogados rompiendo la caja», con mi coequiper Alfredo Veronesi decidimos encarar el tema de la estrategia empresarial, y llevarla al mundo de los abogados.

Pasó de visita Sebastián José Cancio de SC Legal Network para contarnos como armó un spin-off de su estudio tradicional, para encarar el mercado de los servicios de las ALSP´s. Desde Córdoba.

En esta primera parte, charlamos sobre cómo debemos hacer un análisis interno y externo de nuestro estudio, para ver donde estamos parados.

Próximo episodio: trabajar sobre la propuesta de valor.

Ojala les guste, pero sobre todo, que les sirva.

Federico Colombres.

Gracias a Federico Colombres (h) y Alfredo Veronesi de AUNO Abogados por la invitación.

Autor: Cancio, Sebastián J.
Publicado en: LA LEY 20/05/2021, 20/05/2021, 5
Cita Online: AR/DOC/1433/2021

I. Introducción
El fallo objeto de este comentario trata acerca de la reparación no satisfactoria de un vehículo automotor y la
consecuente demanda de su adquirente con fundamento en el art. 17 de la ley 24.240. A partir del análisis de las
resoluciones recaídas en esta causa se estudian otras soluciones brindadas en casos análogos, para hacer foco en
la reglamentación de la mencionada norma y los problemas de justificación externa (premisa normativa) que
habitualmente traen aparejadas estas sentencias.
II. La plataforma fáctica y la sentencia de primera instancia
El actor A. interpone demanda en contra de la marca de automóviles Peugeot Citroën Argentina SA y el
concesionario Drago Beretta y Cía. SA reclamando el cobro de la suma de $488.500 más intereses y costas.
Aduce en su libelo introductorio que adquirió del concesionario un vehículo nuevo (0 km) de la marca
demandada, abonando la suma de $338.500. Señala que el vehículo presentó desde un primer momento
desperfectos que «desnaturalizaban la esencia» de la cosa. A raíz de ello reclamó el cumplimiento de la
obligación de garantía ante el concesionario, ingresando el rodado a reparación en varias oportunidades. Que no
obstante ello, los desperfectos siguieron manifestándose.
Ante la falta de una solución definitiva inició un proceso de conciliación ante Servicio de Conciliación
Previa en las Relaciones de Consumo (COPREC)
y, habiendo fracasado, interpuso la demanda.
Corrido el traslado, la marca de vehículos Peugeot Citroën Argentina SA se presentó y solicitó el rechazo de
la demanda. Afirmó que las fallas denunciadas en el rodado eran meramente estéticas y no desnaturalizaban la
esencia de un «auto último modelo», ni afectaban su funcionalidad. Enfatizó en que no se trataban de «fallas de
fábrica» que habilitaran la rescisión prevista en el art. 17, inc. b) de la LDC (solución pretendida por la actora).
Agregó que el rodado siempre cumplió con el destino para el que había sido adquirido y que se brindaron
soluciones concretas en cada ingreso al taller.

No hace mucho, casi a la vuelta de la esquina, dos gigantes de las finanzas norteamericanas se arrodillaban en desgracia ante la mirada atónita del mundo: Freddie Mac y Fanny Mae, titulares de cientos de miles de hipotecas de los ciudadanos del país del Tío Sam. Tiempo más tarde, la tradicional Lehman Brothers se hacía añicos contra el piso, preanunciando el cataclismo económico del 2008, el de las burbujas.

La crisis de las subprime hizo tambalear al planeta, y aunque ello no parecía impactar tan directamente entre los abogados de estas pampas, visto en el tiempo, sí lo hizo: el mundo que conocimos, ya no lo fue más.

Volvamos a Nueva York.

Con el armageddon sucediendo, y las finanzas hechas trizas, las empresas se encontraron en un escenario de recortes extremos, en el que los jugosos honorarios que se pagaban no tenían por qué ser la excepción. Así fue que los u$s 500 por hora que servía como media de mercado para los servicios legales en USA se transformó en un recuerdo nostálgico. De un día para el otro.

Imagino a los managers de los grandes-estudios-de-ventanas vidriadas de Manhattan recibiendo la pésima noticia en sus atalayas de cristal. Cientos de metros abajo, un hormiguero de neuróticos pedestrians siguen con su vida, sin advertir que arriba de sus cabezas se estaba gestando el tsunami de la industria legal.

 ¿Qué hacemos ahora? (Se habrán planteado los partners)

Podía echarse a la mitad de los abogados que se pasean por alguno de los veinte pisos alquilados de ese magnífico edificio, y bajar costos. Devolver algunas oficinas. Pero.. ¿Quién haría el trabajo? O quizás ¿si lo hace otra persona en algún país que pueda tener un nivel de servicios decente, y un costo país más bajo?

Y así, aparecieron las primeras opciones ante la crisis, los LPO o Legal Process Outsourcers. Proveedores de servicios legales off shore, ubicados en países con cierta familiaridad con el common law, como India, prestando servicios legales de menor valor a precios acomodados. Tercerización. Todavía, sin embargo, dependían mucho del factor humano, y cuestiones como la confidencialidad complicaba un poco el panorama.

Con tecnologías disruptivas en pleno nacimiento, aparece la respuesta que faltaba. Si no podemos reducir la cantidad de abogados todo lo que quisiéramos, si las posibilidades de acudir a abogados macdonalizados no es suficiente para ser competitivos, entonces pensemos en sumar más tecnología.  Y así se terminó de armar el rompecabezas de este modelo de negocios alternativo,que vino con su propio manifiesto: (i)  nunca más a las fancy offices, (ii) menos abogados y más tecnólogos; (iii) plataformas y apps para gestionar procesos; (iv) equipos multidisciplinarios; (iv) precios fijos, o por documento o unidades de medida (; v) trabajo por proyectos concretos u objetivos determinados; (vi) más freelancing y relaciones flexibles con los colaboradores. 

Para esa esa época ya ganaba impulso un nuevo gigante del mercado, Axiom Law, que no es ya un estudio jurídico sino una empresa de servicios legales con capitalización en bolsa, que irrumpió en el mercado con una propuesta de servicio de alta calidad a mitad de precio, conjugando pocas estructuras edilicias, relaciones flexibles con sus abogados, y trabajo por proyectos. Ah, y me olvidaba: todo eso, sin abogados en la punta de la pirámide. No, ya no habría más socios manejando el negocio. Sólo top managers ejecutivos  para la dirección, y abogados haciendo el trabajo.  Les fue bien. Muy pero muy bien: Harvard escribió un caso sobre ellos. (Si no me creen, revisen su nómina de clientes en el sitio web).

Así es que, y como solución a la crisis, aparecieron nuevos jugadores que empezaron a brindar soluciones legales apelando a la formación de equipos agiles, a la automatización de tareas, y a organizaciones planas, lejos de la típica estructura piramidal de los estudios tradicionales.

A esta altura, recuerdo una de las tantas predicciones de Richard Susskind, gurú de los cambios en la profesión legal, quien en alguna entrevista decía que los abogados negamos los cambios (o que estos vayan a impactarnos a nosotros), bajo el convencimiento de que todo lo que hacemos es “boutique”. Bespoke, le llama él, en su elegante inglés británico Oxbridge-styled. Y cada vez más –agrega- lo boutique será menos boutique. Un sofisticado proceso de fusión será algún día un proceso automatizado. Y propone – inteligentemente-  que en vez de huir hacia el falso refugio de lo “boutique”, debemos darnos vuelta y encarar hacia la gran tierra de oportunidades: los procesos, las tareas rutinarias, la automatización. Ese es el gran desafío, y allí la abogacía debe ir a capturar el valor.

Y allí están yendo las llamadas ALSP´s (Alternative Legal Service Providers), o LPP´s (Legal Process Providers), prestadoras de servicios legales con formato de empresa, que brindan soluciones integrales a sus clientes bajo una modalidad de precio cerrado (¡adiós la imprevisibilidad del valor hora!), apalancadas en tecnología y recursos humanos diversificados (muchos de ellos, no abogados), y enfocadas en procesos.  Porque al final de cuentas, en el centro del servicio legal hay un proceso.

¿Qué hacen las ALSP´s ? ¿Cómo se organizan? ¿Vienen a arremeter contra los servicios tradicionales y a quitarnos el trabajo con una estrategia low cost?

Nota Completa AQUI

Así lo afirman desde SC Legal Network -que hoy asiste a empresas de la talla de Mercado Libre, DirecTv, Tarjeta Naranja y Banco Galicia en la gestión de denuncias por parte de los diferentes organismos de defensa del consumidor- una tendencia que se acentuó a partir de la pandemia. Hoy la organización procesa unas 2.000 denuncias mensuales de todo el país.

Sebastian Canciom CEO y fundador de SC Legal Network
Sebastian Cancio CEO y fundador de SC Legal Network

Según advierten los abogados que representan a grandes empresas en el ámbito administrativo además del judicial, últimamente ha habido un incremento importante de sanciones aplicadas por organismos de defensa del consumidor, tales como las oficinas municipales de Información al Consumidor -OMIC- y el servicio de Conciliación Previa en las Relaciones de Consumo -COPREC-, entre los principales.

Las razones que explican ese fenómeno son varias. En primer lugar, la ‘cultura de la denuncia’ se ha expandido, y ante mayor número de denuncias es razonable un incremento de sanciones. En segundo término, el llamado Derecho del Consumidor ha encontrado fuerte acogida entre los abogados, jueces y funcionarios, en particular entre los más jóvenes, ya sea por convicción a sus principios o bien por la ‘aparente’ sencillez de su interpretación y aplicación. La tercera razón se conforma por la avidez económica que atraviesan las administraciones nacionales, provinciales y municipales, cada vez más dispuestas a imponer multas por motivos valederos o sin ellos. En ese contexto, la irrupción de los Proveedores de Servicios Legales Alternativos (ALSP, por su sigla en inglés) ha comenzado a jugar un rol vital, permitiendo a las gerencias legales de las empresas y también a los grandes estudios de abogados tercerizar una actividad que requiere un alto perfil de expertise, networking y tecnología customizada para la gestión de casos a nivel nacional. Así lo confirma Sebastián Cancio, CEO y fundador de SC Legal Network, que hoy asiste a empresas de la talla de Mercado Libre, DirecTv, Banco Galicia, Tarjeta Naranja, SMG Life y Zurich Santander en la gestión de denuncias por parte de los diferentes organismos de defensa del consumidor.

“Las aseguradoras, los bancos y las empresas de servicios en general se han visto obligados a subir los niveles de alarma y a modificar las prioridades de sus analistas”, explica el ejecutivo. “La situación imperante hace necesario medir las contingencias económicas de otra manera y otorgar a las denuncias de consumidores un tratamiento distinto y mucho más especializado. En ese sentido, los abogados internos y externos se ven constreñidos a tratar estos casos de manera estratégica, comprendiendo que muchos de ellos pueden ser la primera movida de una larga partida que amenaza con convertirse en un juicio donde se reclame daño punitivo o acaso en el puntapié inicial de una class action”, advierte.

PIONEROS. SC Legal Network nació en 2010 en la ciudad de Córdoba bajo la iniciativa de Cancio, abogado con marcada formación corporativa, y más recientemente se sumó al proyecto como directora comercial Virginia Puldain, también abogada y con fuerte experiencia en la generación de nuevos negocios y alianzas estratégicas. Producto de la amplia trayectoria dentro del ámbito legal, la organización dio forma a una red de profesionales en Derecho del Consumidor que interviene en todas las jurisdicciones y fueros y brinda su servicio a cada vez más industrias. Por estos días, conforman su equipo más de 100 corresponsales en todo el país y un staff de 15 personas que a través de un software de desarrollo propio administran la gestión de toda la red integrando talento y tecnología.

Leer articulo completo AQUI

Autores: Cancio, Sebastián J. – Beltran, Kevin
Publicado en: LA LEY 23/02/2021, 23/02/2021, 3
Cita Online: AR/DOC/392/2021

Sumario: I. El fallo bajo análisis.— II. El abuso del derecho.— III. Comentarios finales. Conclusión.
() (*)
I. El fallo bajo análisis
I.1. Plataforma fáctica
En fecha 10/08/2020, el Juzgado Comercial 24, Secretaría Nº 47 con asiento en la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires, dictó sentencia en los autos caratulados «Daniel Alejandro Cabello c/ MercadoLibre S.R.L. s/
ordinario» (Expte. Nº 64732/2015). Al no haberse recurrido, la resolución quedó firme.
Según surge del expediente, el actor vendió el día 15/04/2014 a través de la plataforma de MercadoLibre (en
adelante «ML») una caja de cambio Eatom Fuller de quinta sobremarcha a Miguel Ángel Gutiérrez por la suma
de $13.500.
Dicho producto fue recibido por el comprador el día 05/05/2014, previo haber depositado en la cuenta de
MercadoPago (en adelante «MP») la suma antes indicada en concepto de pago del precio de la compraventa.
Al día siguiente de recibir el producto el comprador advirtió a ML que el producto «no era lo que esperaba»,
ya que no cumplía con un elemento que consideró condicionante para concretar la operación: que estuviera listo
para ser colocado.
Atento a ello, el día 16/05/2014, ML generó un espacio de diálogo entre el comprador y vendedor y, al no
haber arribado a una solución, inició un proceso de mediación dentro de la plataforma que finalizó sin acuerdo
entre las partes, por lo que, ML decidió el cierre del reclamo a favor del Sr. Miguel Ángel Gutiérrez y la
consecuente devolución de los fondos.
En este contexto el vendedor, interpuso formal demanda contra ML, reclamando los daños que dijo haber
sufrido por la caja de cambios que no habría sido devuelta, la devolución del saldo de su cuenta y el lucro
cesante. Agregó que, al habérsele imputado falsas infracciones se le suspendió la cuenta, generándole esto un
detrimento económico que afectó su prestigio comercial.
Oportunamente ML contestó el traslado de la demanda y solicitó su rechazo con costas.
Para fundar su posición, explicó el funcionamiento de la plataforma, indicando que actúa como un «mercado
virtual» para que cualquier persona pueda publicar, comprar, vender y pagar toda clase de bienes y servicios.
Aclaró que cualquier interesado que desee utilizarla, deberá registrarse dentro de la plataforma, completando
un formulario y declarando expresamente haber leído, entendido y aceptado los Términos y Condiciones
Generales de Uso del Sitio.
En el mismo orden de ideas, explicó que en virtud del servicio de «hosting» (hospedaje) que es brindado por
ML, son los usuarios quienes publican sus anuncios, especificando el tipo de servicio o producto que se ofrece,
su descripción, el precio y demás condiciones de venta, siendo estos los únicos responsables del contenido de la
publicación. Luego, ML exhibe el aviso dentro de la plataforma, sin realizar ningún tipo de modificación.
Además, tampoco mantiene contacto con los productos ni interviene en la oferta ni en las posteriores
negociaciones entre las partes, limitando su actuación al mencionado servicio de «hosting»: ofrecimiento de un
espacio virtual dentro de una plataforma de comercio electrónico, sin participar en la celebración de la
compraventa.
Explicó también el funcionamiento de MP, refiriéndose a este como una herramienta mediante la cual los
usuarios otorgan un mandato irrevocable para pagar y/o cobrar por su cuenta y orden transacciones realizadas a
través de ML o de otras plataformas electrónicas e incluso comercios. En pocas palabras, se trata de un mero
gestor de pagos que se limita a depositar el dinero en la cuenta que indique el usuario.
Finalmente, señaló que los «Términos y Condiciones Generales de Uso de Mercado Libre» regulan un
programa denominado «Compra Protegida» que guarda estricta relación con el art. 34 de la Ley de Defensa del
Consumidor (en adelante LDC) y que busca ofrecer una cobertura para los compradores cuando no recibieran el
producto por el que abonaron o para el caso de que lo que fuera entregado sea diferente de lo ofrecido, o acaso
defectuoso. De esta forma y siempre y cuando se respeten las condiciones y plazos establecidos, se podrá
generar un reclamo dentro de la plataforma de ML, impidiéndose que el vendedor disponga de los fondos hasta
Documento tanto se resuelva la controversia, aceptando los usuarios someterse a la decisión de MP.
I.2. La solución jurídica

Autor: Cancio, Sebastián J.
Publicado en: RCyS2020-I, 42
Cita Online: AR/DOC/3872/2019
Sumario: I. Introducción.— II. El fallo «B.».— III. Vuelta a los argumentos de «Kosten».— IV. Lo que viene.
Anteproyecto de reforma a la LDC.— V. Conclusión.
I. Introducción
No obstante el crecimiento exponencial del comercio electrónico en nuestro país, al día hoy sigue siendo
notable la ausencia de una regulación específica para la cuestión.
Producto de esta orfandad legal es que los tribunales, el resolver en este tipo casos, deban echar mano ya sea
a una interpretación forzada de la Ley de Defensa del Consumidor (LDC), o a legislación extranjera específica
para la materia.
En este contexto, los considerandos del fallo «B.» (1) demuestran el fortalecimiento de la línea
jurisprudencial iniciada a partir del precedente «Kosten», en donde la posición neutral de la plataforma de ventas
y la negligencia del consumidor, conforman pilares esenciales a la hora de justificar la ausencia de
responsabilidad de las empresas demandadas.
En la parte final de esta nota se analizarán otras posibles soluciones a la luz del anteproyecto de reforma de
la LDC.
II. El fallo «B.»
II.1. Plataforma fáctica
En fecha 27 de mayo de 2019, la sala B de la Cámara de Apelaciones de la circunscripción judicial con
asiento en Comodoro Rivadavia dictó sentencia en los autos «B., D. R. c. M. L. SRL s/ sumarísimo», expte.
74/19, con origen en el Juzgado Letrado de Primera Instancia en los Civil y Comercial N.o 2 (expte. 326/15).
Según surge del expediente, el actor, haciendo uso de la sección clasificados de ML SRL, contactó al
vendedor de un vehículo Mini Cooper, acordando la compra.
Como consecuencia del contacto iniciado con el vendedor del rodado, este le explicó que el vehículo se
encontraba en un depósito de la firma ML y que un agente se apersonaría a hacerle entrega del bien adquirido
una vez efectuado el pago de una suma de dinero. La suma de dinero debía serle transferida al vendedor
mediante un servicio de transferencia de dinero (ajeno a ML) dirigido a un tercero en el Reino Unido, debido a
razones redundantes y que no vienen al caso.
Acordada esta operatoria el Sr. B. recibió un correo electrónico del sitio
mercadolibretransacciones@mercado-libres.com, en donde le indicaban que debía abonar una parte de la suma
acordada a través de la empresa Western Union y con las condiciones ya mencionadas. Realizado el pago, B. no
volvió a tener noticias del vendedor.
En este contexto interpuso demanda contra ML, reclamando el cumplimiento de lo acordado y una
indemización por los daños y perjuicios sufridos.
En el momento procesal oportuno ML contestó demanda oponiendo falta de legitimación pasiva como
defensa de fondo. Explicó que la plataforma se divide en dos secciones: una destinada a la compraventa de
bienes no registrables en donde los datos del vendedor son informados al comprador solo después de efectuada
la compra (sección marketplace); y otra dedicada a bienes registrables, en donde los datos del vendedor están
publicados en la propia oferta (sección clasificados). El sistema de esta última permite a los interesados
contactarse de manera directa sin necesidad de tener que manifestar intención de compra o registrarse en el
sistema.
Aclaró también ML que posee un sistema de pagos (Mercado Pago) pero que no es aplicable a la sección
clasificados, sobre la que operó B. para concretar su operación. Agregó que la forma de pago efectuada por el
accionante no solo no se condice con el sistema de gestión de pagos de Mercado Pago, sino que es contrario a
las recomendaciones que expresamente el sistema efectúa a los usuarios.
Sostuvo que ML fue completamente ajena a la transacción, que no registraba ningún usuario con los datos
proveídos por el comprador en relación con el tercero y que el dominio «mercado-libres.com» no le pertenecía.
En definitiva, que cualquier daño sufrido por el actor lo fue por su propia negligencia e imprudencia, al desoír
todos los consejos de seguridad brindados por la plataforma.
Documento

© Thomson Reuters Información Legal 1

Finalmente señaló que ML no obtuvo ningún beneficio económico de la transacción en cuestión y que no
podía ser considerada responsable en los términos del art. 40 de la LDC.
II.2. La solución jurídica

Consumidores y seguros: el nuevo escenario

SC Legal Network es el primer proveedor de servicios legales alternativos de Argentina dedicado exclusivamente a la Defensa del Consumidor Corporativa.

Los abogados que representan a las aseguradoras en el ámbito administrativo, además del judicial, han advertido en los últimos años un incremento importante de sanciones aplicadas por organismos de Defensa de Consumidor. Las razones, para Sebastián Cancio, CEO & Founder de SC Legal Network (www.sclegal.com.ar), son múltiples.

Para leer la nota completa ir aqui.